Cuestionario.Análisis, conclusiones y propuesta

 

Aquí os dejamos el material de trabajo del grupo dinamizador.  Al final están los documentos de donde sale el analísis. Es muy interesante.

 

 

*Objetivos: ¿Qué te gustaría a ti hacer en los próximos meses relacionado con el barrio y/o la asamblea? ¿Qué te ilusionaría, en qué te lo pasarías bien, dónde no dudarías en poner curro? (pueden ser proyectos o espacios ya en marcha, por supuesto, u otros)

Análisis:

4 personas hablan de problemas para tener trabajo asiduo, una de ellas por desilusión. También se menciona las asambleas interminables y todos los sábados como un impedimento para compatibilizar con la vida.

5 personas les apetece hacer red entre colectivos barriales, centros sociales y vecinas para debatir, proponer y actuar juntas. Tres de ellas mencionan el autogobierno como objetivo. Una de ellas menciona también la coordinación con asambleas hermanas y con la APM.

5 personas hablan de intervenir en el barrio, defenderlo, retomar la actividad y visibilidad en la calle (punto-info, actividades, Info-Lavapiés, pegadas) bandos). Una de ellas hace mención a que quiere priorizar esto frente a los mega-eventos. Una de ellas propone que la asamblea promueva encuentros temáticos lo más masivos posibles donde tratar problemas realmente populares, desde chinches, pobreza, convivencia en el barrio…hasta asuntos más políticos como sanidad, vivienda, educación, migración, represión…

1 persona dice que le gustaría que la asamblea fuese un espacio de encuentro y discusión del barrio. Plantea hacer un paseo de Jane de las huellas y redes de la asamblea, contar lo conseguido, lo aprendido y volver a tomar el solar.

2 personas hablan de apoyar a Quimera (y/o a otros espacios liberados) y convertirla de verdad en una casa del barrio.

1 persona quiere trabajar en la autonomía para nosotras: comedor popular, economato, apoyo a conflictos, hacer productos para no depender de grandes superficies, hacer reparaciones…

1 persona quiere trabajar en temas anti-represivos, presencia policial, temas de machismo en el barrio, hacer compras comunes, talleres dirigidos a lograr mayor autonomía en las actividades cotidianas, ver necesidades de vivienda y trabajo y buscar un espacio físico en el que poder albergar actividades.

1 persona dice le gustaría poder hablar con Ganemos o incluso Podemos y crear convergencias y encuentros donde sumar, olvidando “las gafas prejuiciosas hacia la vía institucional”.

1 persona quiere continuar trabajando en temas de vivienda.

1 persona quiere colaborar con legal.

1 persona quiere seguir trabajando en el grupo de gentri/financiación y en el proyecto de la Red de Comercios.

Conclusiones:

– Problemas de trabajo asiduo (participación) y compatibilización con la vida en el 25% de la gente que ha contestado el cuestionario.

– Lo que más se repite es el concepto “barrio”. Once vías de trabajo tienen que ver directamente con ese concepto, entendido de forma amplia. Existen dos vías de trabajo que más o menos suman la mitad de los intereses cada una. Una tiene que ver con el concepto de crear red, entrar en diálogo con otras gentes y otros espacios. La otra, con abrir o retomar vías de intervención, visibilidad y acción en el barrio desde la propia asamblea.

– Otras intervenciones, aunque no ponen el acento específicamente en lo anterior, también tienen el concepto barrio incorporado (“apoyo a Quimera y convertirla de verdad en una casa del barrio”)

– Hay dos intervenciones que tienen relación muy directamente con la autogestión de la vida, trabajo que, quizás, podría dialogar fácilmente e incluso formar parte del concepto de “intervención en el barrio”. De hecho, algunas de las personas de ese primer bloque plantean asuntos como “autogobierno”, “autogestión”, etc.

– Por último, la mención a los grupos de trabajo existentes ha sido muy débil, tan solo una persona para vivienda, legal y gentri/financiación, ninguna para migración, lo que demuestra que o bien la gente de esos grupos de trabajo no han participado en el cuestionario, o no han considerado que la asamblea sea el espacio donde tienen que comentar que quieren trabajar en eso, sino en otras cosas.

Propuesta para debate en la asamblea:

– ¿Cómo hacemos para tramar esas redes barriales? ¿En qué asuntos y/o cómo intervenimos en el barrio?

– ¿Somos capaces de imaginar formas de participación, trabajo y acción que permitan incorporar a la gente que no tiene demasiado tiempo?

*Cuidados: ¿Estamos gestionando de manera adecuada los conflictos que surgen? ¿Nos estamos cuidando como deberíamos? ¿Estamos relegando este tema a un segundo plano en favor de otros intereses como la eficacia o el corto plazo? ¿Estamos descuidando el proceso en pro de los resultados?

Análisis:

4 personas no se atreven a opinar porque no han participado asiduamente en los últimos tiempos.

5 personas creen que no gestionamos los conflictos, o no lo hacemos bien. Faltan herramientas. Se evita tratarlos para no entorpecer el proyecto que se tenga entre manos o para atender a llamamientos de fuera de la asamblea. Al final explotan y eso mina al grupo. Una de ellas comenta además que el machismo está siendo relegado, no se trata el acoso en las calles y hay liderazgos no trabajados.

1 persona cree que se gestionan bien los conflictos que atañen a la asamblea, colectivos o grupos, pero no los personales, aunque no tiene claro si esto se tiene que hacer en la asamblea de los sábados o de forma más íntima.

3 personas creen que le damos más importancia a la actividad/resultados que al proceso de esa actividad, descuidando los cuidados y la toma de decisiones. Ritmos y responsabilidades sobredimensionados.

2 personas dicen que no nos hemos parado a pensar qué son “los cuidados”. Una de ellas comenta que por eso no los gestionamos bien, no porque prioricemos otras cosas.

1 persona cree que la parte «cuidados» es una de las pocas que funcionan bien en la asamblea. «La asamblea es un grupo de amigos que se ayudan mutuamente»

2 personas hablan de que es importante no tomar decisiones, consultas y demás, por medios que no sean el cara a cara en la asamblea (telemáticos). Las listas wasap y demás fragmentan la información unas tienen más que otras.

1 persona comenta que es muy importante la delicadeza para con la diversidad, disparidad, heterogeneidad.

1 persona dice que la asamblea es difícil de gestionar porque llegan muchos asuntos, sin herramientas para atenderlos. Hay que volver a trabajar en equipo y buscar objetivos.

Conclusiones:

– En general, parece que hay bastante consenso en que no se tratan bien los conflictos y no se pone especial atención a los cuidados.

– La opinión mayoritaria liga lo anterior a que se pone por encima la actividad (demasiada).

– Sin embargo no son pocas las que mencionan otras cosas que tendrían que ver con la falta de reflexión sobre esto: “no nos hemos parado a pensar qué son los cuidados”, “faltan herramientas”, “los medios telemáticos fragmentan la información”, “es muy importante la delicadeza para con la diversidad”…

Propuesta para debate en la asamblea:

– Asumiendo que no lo estamos haciendo bien, ¿creemos que deberíamos abrir un proceso de reflexión sobre qué entendemos por cuidados y como deberían tratarse los conflictos? ¿Cómo hacer esa reflexión para que los resultados sean fructíferos?

– Nota al pié. Si bien el tema de cuidados atraviesa buena parte de las respuestas en todos los apartados, nadie ha mencionado en el primer bloque que tiene ganas de trabajar en esto específicamente.

*Fuerzas: ¿De qué fuerzas disponemos? ¿En qué medida está esto relacionado con la ilusión que nos supone el proyecto? ¿Cuál es nuestra capacidad de iniciativa?

Análisis:

7 personas consideran que la asamblea tiene pocas fuerzas. Tres de ellas hablan de que es más un problema de compatibilizar con la vida, que de falta de ganas o ilusión.

1 persona dice que las fuerzas no son muchas, pero que lo importante es que no se pierda la red. La idea de pensar barrio con todas las vecinas puede hacer que la gente se sume a proyectos que les vayan interesando.

3 comentan que si se entiende la asamblea como toda la gente que está enredada haciendo cosas, tramando con otros grupos y colectivos y siendo abiertas con las que piensan diferente, las fuerzas son muchas, o no son pocas. Pero sí lo son si solo se piensa en la gente que asiste los sábados.

2 personas comentan la necesidad de ajustar las acciones a las fuerzas que se tienen.

4 personas ligan fuerza con ilusión. Hay que recuperarla, pero una de ellas comenta que faltan objetivos. Otra dice que la ilusión solo surge en la medida que se van cumpliendo objetivos.

1 persona comenta que si la asamblea se inunda de negatividad, tendremos poca iniciativa.

Conclusiones:

– En general hay dos bloques. Uno, mayoritario, que cree que la asamblea tiene pocas fuerzas. Bastantes de ellas ligan esto a la falta de ilusión, aunque también se mencionan la falta de objetivos y los problemas para compatibilizar con la vida. El otro bloque, menor, considera que no hay pocas fuerzas, pero si se entiende la asamblea como algo más amplio que la gente que se reúne los sábados, de modo que parece que coinciden con las anteriores en que hay poca fuerza en función de qué se entiende por la Asamblea de Lavapiés.

Propuesta para debate en la asamblea:

– Entendiendo que lo que ilusiona es lo que cada cuál ha expresado en el primer bloque, y que por tanto se trabajará ahí sobre eso, la pregunta sería ¿qué queremos (y entendemos) que sea la asamblea hoy, ese espacio ampliado (o coordinado) con otras muchas que hoy por hoy no van a la asamblea de los sábados, o el lugar de encuentro físico de vecinas para debatir y hacer cosas juntas? ¿O ambas cosas?

*Influencia externa: ¿Cómo nos está afectando el surgimiento de nuevas fuerzas políticas? ¿Están algunos proyectos electoralistas mermando nuestras fuerzas y nuestra capacidad de iniciativa? ¿A qué tensiones nos somete esto?

Análisis:

3 personas creen que nos afecta de dos formas. Una, porque la división latente que había en la asamblea entre las que negaban las instituciones y las que veían en ellas una posible vía para producir cambios, se ha destapado, haciendo que muchas de las segundas desaparezcan de la asamblea. La otra, porque esa apuesta por lo electoral ha sacado a mucha gente de la calle, que ahora ha vuelto a la delegación, haciendo disminuir las posibilidades de movilización.

3 personas hablan de la posibilidad de recuperar vías de diálogo con las compas que están en esas iniciativas. Dos de ellas creen que si esto no se hace, evidentemente las fuerzas continuarán mermadas. Una de ellas ve estas iniciativas como positivas en cuanto que suponen más gente con la que trabajar y unir fuerzas.

4 personas comentan que no nos han restado fuerzas, que la asamblea ya estaba como ahora antes de su surgimiento. Una de ellas comenta que habrá tensiones si nos enrocamos en nuestras filas como si fueran distintas a las suyas, como si fuese nuestro el monopolio de la Asamblea Popular de Lavapi駸. Otra cree que juntarnos para hablar de esos proyectos puede ser un revulsivo.

2 personas creen que no nos afecta porque nuestro trabajo está al margen de esos proyectos y que si alguna persona individualmente quiere participar en la asamblea puede hacerlo, una de ellas comenta que siempre que no quieran hacer campaña o hablarnos de programas o expectativas.

1 persona dice que no nos afectan, que a ella le motivan. Esto no es una competencia, todo suma.

Conclusiones:

– La opinión mayoritaria es que no nos afectan o no nos han restado fuerzas, aunque por dos razones muy distintas. Para unas (la mayoría de las que piensan esto), porque creen que la asamblea ya se había debilitado antes de su surgimiento. Para las otras sin embargo, no nos afectan porque no tienen nada que ver con nosotras.

– Un porcentaje considerable creen que sí nos han afectado y de dos formas: porque hemos perdido compas y porque el imaginario de mucha gente que hasta ahora se movilizaba se ha trasladado a lo electoral, con lo que ahora es más difícil la movilización.

– No son pocas las que hablan de intentar abrir vías de diálogo con ese tipo de proyectos, sin incorporarse a ellos, ver la forma de que las compas que se han ido puedan volver a sentirse cómodas en la asamblea…

Propuesta para debate en la asamblea:

– ¿Creemos que es posible y deseable establecer algún tipo de diálogo o comunicación con los proyectos electorales? ¿De qué forma?

– ¿Queremos recuperar a las compas que están apostando por el “asalto institucional”? ¿Cómo hacerlo?

Nota al pié: Nadie ha dicho en el primer bloque que quiere trabajar en el “asalto institucional”. Puede ser porque ninguna de las que están en eso han contestado el cuestionario, o porque no han considerado que la asamblea sea el sitio apropiado o donde se pueda trabajar en eso.

*Organización: ¿Estamos organizadas de la manera adecuada a la vista de nuestras fuerzas? ¿Es sensato tener dos grupos de trabajo sobredimensionados para el tamaño de la Asamblea? ¿Cómo funcionar de otra manera?

Análisis:

5 personas manifiestan claramente que si los grupos de trabajo tienen actividad, deben continuar. Una de ellas comenta que lo que habría que hacer es ver cómo fortalecer otras vías de trabajo. Otra dice que igual sería más sensato mantenerlos y no tener asamblea.

3 personas manifiestan posibilidades de decrecimiento. Una de ellas dice que igual hay que reducir o eliminar los dos grupos para ser operativos. Otra lo condiciona a la fuerza o no que tenga migra para continuar y si no tiene, unirse todas en la asamblea.

4 personas dicen que posiblemente no estemos bien organizadas. Una cree que porque imitamos formas conocidas en lugar de crear otras nuevas. Otra dice que parece que entendemos la asamblea solo como la reunión de los sábados y no como la suma de proyectos y grupos que se mueven en torno a ella y que quizás fortalecer el funcionamiento en red, que ya se produce, sería más ajustado. Una tercera menciona que se necesita más comunicación y más coordinación.

1 persona dice que intentamos abarcarlo todo, acabarlo todo, conseguirlo todo, y no podemos. Apunta que habría que volver a crear uno que hiciese una dinamización rotativa, a trabajarse los sábados antes de llegar a los sábados, para que la puesta en común funcione.

1 persona cree que estamos bien organizadas aunque hay que corregir errores: mejor redistribución de las tareas, concepción compartida, reconocimiento del curro, ponernos objetivos claros, quitarnos de nuevo los prejuicios y etiquetas, trabajar en red con otros colectivos del barrio, con otras asambleas…

3 personas no se atreven a responder, por llevar tiempo sin participar.

1 persona no sabe qué contestar. Considera que la asamblea tendría que ser un lugar de debate.

Conclusiones:

– En cuanto a los grupos de trabajo, la opinión mayoritaria es que tienen todo el sentido siempre que tengan actividad, si bien, también hay un número significativo de personas que se plantean posibilidades de decrecimiento, si es lo que necesita la asamblea.

– En cuanto a organización, la opinión mayoritaria es que no estamos bien organizadas. Las razones remiten a cosas que ya se han comentado en otros bloques: fuerzas, asunción de demasiado curro, concepción de la asamblea como espacio físico de los sábados o como red…

Propuesta para debate en la asamblea:

– De cara a plantearnos preguntas, uniría este bloque con el de “fuerzas”, haciéndonos las mismas preguntas de ¿qué queremos/creemos que tiene que ser la asamblea.

*Relación con el barrio: ¿Seguimos siendo una Asamblea Popular? ¿Estamos realmente funcionando en común con el tejido barrial o sólo discurriendo en paralelo sin influenciarnos?

Análisis:

12 personas consideran, con matices, que no somos una Asamblea Popular. Ocho de ellas hablan de la necesidad de recuperar o iniciar el contacto con el vecindario, otros grupos colectivos, etc. Dos mencionan que la asamblea se ha convertido en un colectivo más diciendo una de ellas que no reconocerlo nos genera frustración. Una dice que hace tiempo que se trabaja en paralelo y que debería dejar de llamarse Asamblea Popular. Otra cree que la asamblea siempre se ha creído por encima de otras instituciones del barrio. Otra dice que a pesar de no ser una asamblea popular, tampoco molaría meterse un tiro en la cabeza y decir que no somos abiertas, porque el que quiere sabe dónde nos reunimos, sabe que puede participar en pie de igualdad.

1 persona cree que sí seguimos siendo una Asamblea Popular en tanto en cuanto seguimos realizando esfuerzos en publicitar la Asamblea y es abierta y entendible. Sin embargo, coincide con algunas de las opiniones del bloque anterior en que no nos dejamos influenciar de otras porque tenemos miedo a las personas diferentes y mucha desconfianza.

1 persona dice que no sabría qué responder, pero que le da la impresión de falta de conexión. Apunta también que la solución podría estar en tramar redes.

Conclusiones:

– La opinión muy mayoritaria es que hoy por hoy no somos una asamblea popular, siendo mucha gente la que dice que hay que recuperar el contacto con el vecindario, otros grupos, colectivos, etc.

– Hay un matiz que mencionan varias personas, en tanto en cuanto consideran que la asamblea es ahora un colectivo más, diciendo alguna que explicitarlo nos quitaría presión e incluso otra proponiendo cambiar el nombre.

Propuesta para debate en la asamblea:

– Uniría también este bloque con el de fuerzas y replantearnos que queremos que sea la asamblea.

– Sin embargo, añadiría una pregunta: ¿Creemos/queremos que hoy la asamblea tiene que ser (o ya es) un colectivo más que se trame (o no), con otros del barrio, o por el contrario debería ser el espacio que abarcase toda esa red ampliada (en el caso de que finalmente queramos construirla)?

DINÁMICA DE LA ASAMBLEA

Primera duda que me surge. Había comentado que como no todo el mundo iba a responder el cuestionario, y por respeto a las menos ciber, creía que había que abrir un espacio en la asamblea para que las que no hubiesen respondido, lo hiciesen en directo, pero ahora dudo. La verdad es que procesar lo que se recoja en vivo y en directo no será tarea fácil, y por otro lado, no sé si 14 cuestionarios pueden ser suficientes para saber por dónde van los tiros… En cualquier caso, debemos ser conscientes de que si lo hacemos, igual a lo más que llegamos es a definir qué cosas queremos tratar, pero sin darnos tiempo a empezar a tratarlas.

Segunda duda: si a la hora de contar a la asamblea el resultado de los cuestionarios empezar desde el análisis o ir directamente a las conclusiones y propuestas de debate. Lo primero tiene la ventaja de que se aporta más información sobre los resultados obtenidos, pero alarga la exposición. Lo segundo es más operativo, pero menos rico.

Tercera duda: Si explicar los resultados por bloques, metiéndose al debate detrás de cada uno (teniendo en cuenta que hay tres que se reunifican, con lo que habrá que contarlos juntos), o hacer la explicación toda de tirón. La ventaja de lo primero es que la explicación no se hace tan tocha, se va repartiendo a lo largo de la asamblea. El inconveniente es que se puede empezar por el bloque de Organización / Fuerzas / Relación con el barrio (que es lo que propongo luego), en el que una de las cuestiones es si queremos que la asamblea un espacio de coordinación etc. u otra cosa, sin saber que en el bloque de objetivos mucha gente ha dicho que quiere trabajar en eso…

En cuanto al orden, propongo que se empiece con Organización / Fuerzas / Relación con el barrio, y se continúe con Objetivos, porque ambos bloques tienen cosas en común.

Después pasaría a Cuidados, no porque me parezca menos importante, sino porque una de las cosas que salen del análisis es que no nos hemos parado a pensar qué son los cuidados, que no tenemos herramientas para trabajar los conflictos y cosas así. No sé si así, a bote pronto y sin que la gente se lo haya preparado, podemos ser capaces de analizar cosas así. Igual molaría proponer a la asamblea que gentes que tengan experiencias en estos temas, preparen una asamblea específica bien trabajada. Creo que es un tema lo suficientemente importante para intentar hacerlo lo mejor posible.

Dejo para el final la Influencia Externa porque quizá sea lo menos urgente ¿no?

Por último y en lo referente a tiempos. No sé si sabemos de otras cosas que haya que tratar en la asamblea, informaciones que se quieran dar, o lo que sea. Si las hay, las pondría para el final (puesto que la asamblea está convocada para esto), pero mediría más o menos el tiempo que pueden ocupar y lo reservaría de forma tajante, ya que nos hemos puesto de límite dos horas.

Para el resto, empezaría por el orden que finalmente decidamos y no pasaría al siguiente bloque hasta que no hayamos llegado a algún tipo de consenso. Creo que es mejor hacerlo así e ir cerrando asuntos, aunque nos lleve varias asambleas, que tener todo abierto sin llegar a ninguna conclusión.

Pongo aquí el orden que propongo y las preguntas que se lanzarían a debate (que vienen de arriba):

Organización / Fuerzas / Relación con el barrio:

– ¿Qué queremos (y entendemos) que sea la asamblea hoy, ese espacio ampliado (o coordinado) con otras muchas que hoy por hoy no van a la asamblea de los sábados, o el lugar de encuentro físico de vecinas para debatir y hacer cosas juntas? ¿O ambas cosas?

– ¿Creemos/queremos que hoy la asamblea tiene que ser (o ya es) un colectivo más que se trame (o no), con otros del barrio, o por el contrario debería ser el espacio que abarcase toda esa red ampliada (en el caso de que finalmente queramos construirla)?

Objetivos:

– ¿Cómo hacemos para tramar esas redes barriales? ¿En qué asuntos y/o cómo intervenimos en el barrio?

– ¿Somos capaces de imaginar formas de participación, trabajo y acción que permitan incorporar a la gente que no tiene demasiado tiempo?

Cuidados:

– Asumiendo que no lo estamos haciendo bien, ¿creemos que deberíamos abrir un proceso de reflexión sobre qué entendemos por cuidados y como deberían tratarse los conflictos? ¿Cómo hacer esa reflexión para que los resultados sean fructíferos?

– Nota al pié. Si bien el tema de cuidados atraviesa buena parte de las respuestas en todos los apartados, nadie ha mencionado en el primer bloque que tiene ganas de trabajar en esto específicamente.

Influencia externa:

– ¿Creemos que es posible y deseable establecer algún tipo de diálogo o comunicación con los proyectos electorales? ¿De qué forma?

– ¿Queremos recuperar a las compas que están apostando por el “asalto institucional”? ¿Cómo hacerlo?

– Nota al pié: Nadie ha dicho en el primer bloque que quiere trabajar en el “asalto institucional”. Puede ser porque ninguna de las que están en eso han contestado el cuestionario, o porque no han considerado que la asamblea sea el sitio apropiado o donde se pueda trabajar en eso.

Cuestionarios con analisis

cuestionario.TODOS con análisis

 

Share

2 Responses to Cuestionario.Análisis, conclusiones y propuesta

  1. Pingback: ¿Cómo quieres que sea la asamblea de tu barrio? | Toma los Barrios | Asamblea Popular de Lavapiés

  2. lucigu

    mi enhorabuena para las vecinas de la APLVP que han trabajado en esta manera de repensarse, tanto on line como presencialmente, minimizando la brecha digital.
    aunque algunas estemos dispersas o mejor dicho, concentradas en otros proyectos, seguimos sumando y haciendo barrio desde nuestros micro mundos.
    aupa! ánimo! palante!

Responder a lucigu Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *