Antonio y Ascensión Se Quedan

La EMVS cesa en sus presiones por desahuciar a esta familia del barrio.

Antonio y Ascensión, vecinas del barrio desde hace más de 15 años, han conseguido  vencer a la EMVS (Empresa Municipal de la Vivienda y Suelo), con el apoyo del Grupo de Vivienda de la Asamblea del Barrio del Lavapiés.

Todo empezó el otoño pasado. La EMVS inició su acoso a Antonio y Ascensión para echarles de su casa. Comenzó enviándoles una carta exigiéndoles el pago de una deuda ilegítima y pidiendo en los juzgados el desahucio de esta familia por impago de las cuotas de alquiler.

La EMVS es una institución del Ayuntamiento encaminada a dar solución habitacional a aquellas personas sin recursos o que han sido realojadas de infraviviendas. Esta institución está obligada por su funcionamiento interno a ajustar el pago de un alquiler simbólico, acorde con las posibilidades de pago de los inquilinos. Además, si las posibilidades de pago varían (el subsidio por desempleo varía, la pensión disminuye, los precios de la cesta básica aumentan, etc.) está obligada a ajustar estas nuevas condiciones al precio del alquiler.

Sin embargo, la EMVS, lejos de cumplir su función habitacional, prefiere a pesar de los requerimientos de los inquilinos, acumular deudas para luego justificar el acoso inmobiliario a los deudores y su posterior desalojo.

Con esta argumentación y con la pretensión de no permitir ningún desahucio en el barrio, el grupo de vivienda se puso manos a la obra. Tras varias negociaciones y acciones de presión en la EMVS, culminando con una acampada en la marquesina de la EMVS por parte de Antonio, su hijo y una vecina solidaria, se consiguió el pasado diciembre un nuevo contrato en el que Ascensión y su familia se comprometían a pagar un nuevo precio del alquiler más parte de la deuda cada mes y a regularizar el contrato de luz y agua, empresas con las que tenían una deuda pendiente.

Dos meses después, la EMVS, volviendo a su lógica del mobbing inmobiliario, solicitó el desahucio de Antonio en los juzgados, justificándose en que no cumplían el contrato por el retraso en la regularización de la luz. Desde que en diciembre consiguieron el nuevo contrato, Antonio y Ascensión trabajaron junto con el apoyo del Grupo de Vivienda en regularizar el agua y la luz. La EMVS, lejos de hacer su función social y pública, no dudó en presionar de nuevo programando el desahucio para el pasado 26 de abril. Finalmente, gracias a la colaboración de miembros de la Plataforma contra la Privatización del Canal de Isabel II se consiguió refinanciar la deuda con el Canal y por otro lado, gracias al pago de la deuda con la compañía eléctrica, los contratos se regularizaron.

Con los suministros regularizados, el cumplimiento íntegro del nuevo contrato de alquiler, la presión y el “cansinismo”, se consiguió una reunión con Estrella Sánchez, responsable de Patrimonio de la EMVS, que, al no tener excusas para continuar con su acoso inmobiliario, desistió y suspendió el desahucio. Ahora, a día de hoy, Ascensión y Antonio pueden estar tranquilos en su casa. Queda en la memoria, un ejemplo de lucha por la vivienda, un ejemplo de apoyo vecinal y solidaridad.

Redacción de InfoLavapiés

Originalmente publicado en el boletín de la asamblea InfoLavapiés nº15

 

Print Friendly, PDF & Email
Share

Leave a Comment

Filed under Infolavapiés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *