Nos quieren enterrar, pero se olvidan de que somos semillas.

…la sabiduría consiste en el arte de descubrir, por detrás del dolor, la esperanza (Ejército Zapatista de Liberación Nacional).

 

Que nos quiten lo bailado, dirían por ahí, aunque también he escuchado que ya nada más queda que nos quiten lo bailado. Y ese parecería ser el ánimo general que se respira por Madrid, y me atrevería a decir que en España en general, y ya si nos ponemos estrictas, en el mundo.

La gente tiene tan poquito que festejar y tan pocas ganas de seguir luchando, las derrotas se clavan en la espina dorsal y es difícil enderezar el paso y levantar la cabeza. La represión se recrudece, se incrementa el número de personas presas, de suicidios, de heridas, de desahucios, de asesinatos, de malas noticias, pero por increíble que parezca aún quedan valientes que se atreven a sonreír.

Hay que ser felices aunque sea por joder, leía en Facebook hace algunos días y me reí, a carcajadas como hacía mucho que no lo hacía.  Nada más por joder, claro, porque muchos motivos no tenía, el martes 29 de abril, desalojaron el “Solar de Lavapiés”, a traición, sin previo aviso metieron una excavadora , no sé muy bien para qué y ahora que lo pienso, tampoco sé cómo hicieron para meter ese cacharro por la puerta tan estrecha; al final pusieron una placa de metal, como si fuera suficiente, como si no fuéramos especialistas en saltar muros.

Escribo esto desde muy lejos, estoy a muchos kilómetros de distancia de Lavapiés; como mucha gente tuve que marcharme, pero puedo asegurar que no pasa un solo día sin que las piense a todas, sin que eche de menos el “Barrio”. Lavapiés es un lugar donde aunque las calles estén sucias y la policía acose a la gente, el dolor es capaz de convertirse en esperanza, donde la palabra ‘imposible’ no significa absolutamente nada, a veces se gana, a veces se pierde pero nunca se deja de sonreír.

Veo las fotografías de la excavadora en el Solar, y la encuentro tan fuera de lugar, tan de más. Detrás aparece una pintada que dice alegría y rebeldía y es todavía más absurdo todo.

¿Sí saben que hay muchos solares abandonados en el barrio, verdad? ¿Sí saben que si las vecinas se dejaran apantallar por una excavadora no necesitarían tener una furgona de la policía aparcada todo el día, todos los días en la plaza principal, verdad?

Si lo importante no era el espacio, nunca es el edificio o el hueco del edificio. Hace casi dos años las vecinas okuparon ese espacio, que solo tenía basura, lo limpiaron y lo cuidaron y fueron capaces de que del escombro, que las “autoridades” tuvieron a bien dejar ahí, crecieran flores, berenjenas y lechugas, y hubo comidas populares, cine de verano, pancartas, conciertos, teatro, charlas, asambleas y hasta una guillotina que se paseó por todo Madrid . Pero lo más importante es que hubo personas que hicieron que todo eso fuera posible y les aseguro que si rescataron las plantas del huerto no fue para dejarlas en sus balcones,nos quieren enterrar pero se olvidan de que somos semillas….

Como si eso pudiera pararnos.

Como si esto pudiera pararnos.

Texto de una asambleada de Lavapiés, desde Mexico.

Print Friendly, PDF & Email
Share

Leave a Comment

Filed under Solarpiés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *