Alquiler social para Tipu y sus compañeros de piso

PARADO DESAHUCIO. GRACIAS VECINAS POR DEFENDER LA DIGNIDAD DE LA VIDA

Con 48 horas de antelación, los funcionarios del Juzgado nº 32 de Madrid han comunicado a 7 vecinos el desahucio de la vivienda que tenían alquilada en el barrio de Lavapiés. La representante de Bankia, actual propietaria del piso, ha faltado a la palabra que dio en el primero intento de desalojo, cuando anunció delante de los vecinos que, dadas las circunstancias precarias de los inquilinos, el desahucio quedaba suspendido de forma indefinida. Mañana miércoles 5 de diciembre a las 8:00 a.m. el Grupo de Vivienda de la Asamblea Popular de Lavapiés solicita el apoyo vecinal en la puerta del número 15 de la C/ Cabestreros para detener este nuevo atropello.

Mientras los partidos políticos y sus empresas de comunicación de masas se afanan por difundir entre la población el bulo de la paralización de los desahucios, el pasado 14 de noviembre, durante la jornada de paro, se intentaron ejecutar dos desalojos en el barrio. Uno de ellos afectaba a un grupo de inquilinos de la calle Cabestreros, arrendatarios de un piso propiedad de un desaprensivo, Abdul Khalek, quien había seguido cobrándoles en mano el alquiler de 500 euros mensuales a pesar de que la vivienda había sido subastada a favor de Bankia hacía más de un año. De nada habían servido los diferentes documentos que, una vez notificado el lanzamiento, los inquilinos habían presentado en el juzgado en prueba de su condición de arrendatarios y solicitando la asunción de su contrato de alquiler por la entidad financiera. Tampoco habían sido atendidos los escritos presentados por los trabajadores sociales del Centro San Lorenzo de Lavapiés, demostrando la vinculación de los inquilinos con la comunidad, su situación de vulnerabilidad (cinco de ellos están en trámites de regularización de sus permisos de residencia) y su absoluta carencia de una alternativa habitacional.

El primer intento de desahucio se paralizó gracias a la intervención del piquete móvil de las asambleas populares del sur que recorría las calles del barrio con motivo de la jornada de paro general. Dos mercenarias de la comisión judicial y una usurera que había venido representando a Bankia fueron expulsadas por un numeroso grupo de gente solidaria del lugar donde pensaban cometer el desalojo, metiéndose luego en la iglesia de San Cayetano. Desde allí, la representante de Bankia compareció delante de los vecinos informándoles de que había hecho las pertinentes gestiones y el desahucio había quedado suspendido con carácter indefinido.

La noticia fue recibida con alegría por los vecinos del barrio, especialmente por los inquilinos de la vivienda, que pudieron llevar de nuevo al interior de su casa las maletas que tenían arrumbadas en el pasillo de entrada al inmueble en previsión del inminente desahucio.

Sin embargo, ayer lunes 3 de diciembre Tipu y sus compañeros de piso descubrieron que la representante de Bankia (en la foto), además de desalmada, es una mentirosa. Sin tiempo para que establecieran ningún tipo de negociación con la sucursal de Bankia en la plaza de Lavapiés, donde estaba suscrita la hipoteca del antiguo propietario, una nueva orden de desalojo les ha sido notificada en persona por dos funcionarias del juzgado. Incumpliendo la legalidad vigente y con una falta de humanidad vergonzosa, en la mañana de ayer 3 de diciembre les avisaron de que en menos de 48 horas tenían que llevarse las pocas cosas que poseen y abandonar definitivamente el piso. La orden de lanzamiento tiene como fecha y hora de ejecución las 9:30 horas del próximo miércoles 4 de diciembre.

Desde el Grupo de Trabajo de Vivienda y Desahucios de la Asamblea Popular de Lavapiés (15-M) solicitamos con carácter urgente la solidaridad del barrio para evitar que siete personas en situación especialmente vulnerable se queden en la calle.

Que Bankia asuma la responsabilidad que le corresponde y en vez de dejar vacío otro piso en el barrio para especular con él, dé un alquiler social a nuestros 7 vecinos.

¡Ni un desahucio más en Lavapiés!

 

Nota: Después de que la gente del Grupo de Vivienda realizase una acción de presión en la oficina de Bankia de la C/ Embajadores coordinada con una visita a la sede central de Bankia en la plaza de Celenque, los representantes del banco han prometido que paralizarán el desahucio de mañana y negociarán un alquiler social para los actuales residentes en el piso de la C/ Cabestreros 15. Como no tenemos confirmación por escrio y no nos fiamos de ellos, mantenemos la convocatoria de concentración a las puertas del edificio para mañana miércoles a las 8:00 a.m.

Print Friendly, PDF & Email
Share

Leave a Comment

Filed under Vivienda y Desahucios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *